aprendescribiendo

La televisión: ¿educa o manipula?, ¿entretiene o aduce?

Posted on: febrero 17, 2011

Desde que en 1926 jhon Logie Baird inventara el aparato receptor de televisión, son muchas las dudas que se han suscitado sobre su papel en la sociedad y la necesidad real o no que tenemos de esta. Sin duda para muchas personas del mundo, sobre todo en los países  subdesarrollados, significa la ventana al mundo exterior y muchas de las cosas, que no realidades, que hoy conocen se deben a este invento tan extendido y estandarizado como peligroso y sutil.

Si tenemos en cuenta la televisión desde el punto de vista de la información, tenemos que plantearnos seriamente si realmente esta nos informa con veracidad o si todo esta bastante manipulado y dirigido para influenciarnos en esta o aquella dirección en nuestras vidas. Si las marcas quieren que compremos o disfrutemos de un determinado servicio, se encargaran de vendernos este producto de una forma visual que resulte convincente, haciéndonos ver en todo momento que la adquisición de este significara una gran inversión, ya que todo serán ventajas y mejoras en nuestras vidas con la compra de este u otro producto anunciado en la pequeña pantalla. Seguramente, las marcas o empresas publicitarias, recurrirán con mucha astucia a mostrarnos un modelo de vida idóneo, con mujeres muy estilizadas y sus productos de belleza milagrosos, niños muy guapos y educados con sus snack de chocolate preferido y sus prendas de vestir de marcas reconocidas y de prestigio en el mercado, hombres musculosos y apuestos con bebidas energéticas y lujosos trajes de diseño exclusivo de alguna firma reconocida en el terreno de la alta costura o en definitiva, familias muy cohesionadas y felices porque ya han adquirido esos productos o servicios que tu también puedes conseguir; por supuesto siempre que tu nivel económico de vida te lo permita. Sobre estos modelos televisivos empleados como gancho para publicitar y vendernos una imagen determinada sobre un producto determinado, hemos de poner el ojo y el  énfasis en diferenciar que hay de real en todo esto y cuanto otro de ficticio. La asociación que nuestro cerebro hace al observar estos anuncios, de un modo inconsciente en principio, es la de creer que estos modelos de vida que nos muestran, tan perfectos y organizados, están al alcance de nuestras manos adquiriendo estos productos y servicios que tanta felicidad generan a los protagonistas de los anuncios.

Por otro lado esta la parte educativa del invento, la cual es bastante escasa e incluso inexistente según el canal o cadena de televisión que elijamos para visionar. Si por un lado si existen documentales y reportajes que tratan de aportar algo de veracidad y cultura a nuestras vidas, la realidad es que las franjas horarias de programación de las grandes y,  también cada vez mas, pequeñas cadenas de televisión están repletas de programas de entretenimiento, de los cuales gran parte rozan lo absurdo y ridículo, además de interminables tandas de publicidad, las cuales hacen que ver un programa completo se convierta en una historia interminable cada vez, acabando al final por recurrir al zaping o directamente a la desconexión del aparato. En lo que a deportes se refiere, los canales suelen centrarse demasiado en deportes como el fútbol, aquí en Europa, y en el fútbol americano o el béisbol en EE.UU. de América, como si no existiesen otros deportes de interés general, dándonos a entender a los televidentes que esta es la dirección a seguir, de manera que si no te gustan este tipo de deportes, la televisión no será tu medio ideal para seguir tus deportes favoritos.

Ahora bien, también es verdad que para muchas personas que viven solas en el mundo es lo mas parecido a tener compañía, al menos en ocasiones, y esto también nos podría llevar a conclusiones erróneas. Las televisión debe ser un medio de comunicación, emisor- receptor en la distancia mediante ondas hercianas, pero nunca debiera convertirse en el sustituto perfecto de una buena conversación en buena compañía, de modo que al margen de existir este invento seamos capaces de mantener viva en nosotros la capacidad de  comunicarnos entre los seres humanos, ya sea en persona, por teléfono, por carta, por e-mail e incluso de un modo virtual. Quizás solo de este modo podamos entender el alcance real de la televisión y su papel en la sociedad, para que todos y todas los ciudadanos del mundo, usuarios de este medio, podamos de un modo útil que no nefasto darle un uso racional a la pequeña pantalla, y que por supuesto sepamos decir no y hacer ”off” cuando el contenido de esta nos aburra, nos abrume, nos deprima, nos mienta, nos maree, nos desinforme, nos cree falsas emociones e ilusiones y en definitiva

Cuando sintamos que no aporta a nuestras vidas ninguna de las expectativas que ella crea por si misma. Puede que sea entonces un buen momento para coger entre las manos un buen libro de aventuras, poesía, teatro, una buena revista, la prensa del día, unos comix, cualquier lectura te será mas gratificante y te aportara mas cultura y educación que varios programas de televisión a la vez. Quizás para algunos el único inconveniente será tener que pensar y usar su imaginación para entender sus lecturas, pero sin duda tu recompensa será grande ya que estarás ayudando a tu cerebro a desarrollarse mas y ser en definitiva, una persona mucho mas inteligente y equilibrada, Además de adquirir un criterio sobre la vida y el mundo mucho más veraz y enriquecedor para ti.

Yo también escucho radio 3, yo también veo en la tele a Eduard Punset, yo también ley el perfume, y también vi la final del mundial…. Gracias ¡

Carlos Javier Mateo Sanz /2011

Anuncios

2 comentarios to "La televisión: ¿educa o manipula?, ¿entretiene o aduce?"

Hola, yo simplemente quería comentar que me ha gustado mucho el tema elegido y lo único que mejoraría es poner en el texto los párrafos más cortos para que los lectores no nos cansemos al leerlo.
En cuanto a la última línea creo que quiere decir “leo el perfume” por el libro “El Perfume” ¿Puede ser?
Arancha.

Hola Carlos:
Me parece muy interesante el artículo. Hay algunas frases demasiado extensas que contienen más de una idea. La segunda frase del primer párrafo no se entiende muy bien creo que le falta alguna palabra ni tampoco “ley el perfume”.
Un saludo
Andrea Quitegui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Comunicación

febrero 2011
L M X J V S D
     
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  
A %d blogueros les gusta esto: